Categoría: Sin categoría

Minimalistas ¿Su año ha sido hermoso?

¡Su año ha sido hermoso! ¡De verdad! Si cree lo contrario, de seguro se está centrando en los aspectos “negativos” del mismo. Déjeme explicarle mejor. Todos pasamos por situaciones positivas y negativas no solo en cada año, sino en la vida como tal. La diferencia radica en que hacemos con las situaciones o experiencias negativas que nos tocan vivir, y que hacemos con las positivas.

¿Alguna vez te preguntaste por qué vivimos corriendo?

Comenzamos a correr desde muy jóvenes, la sociedad nos enseña a hacerlo. Corremos detrás de aquello que nos hace sentir mejor, ya sea un bien material o inmaterial, el “amor”,etc. Corremos para sentirnos mejor con nosotros mismos. Para ser aceptados. Para sentirnos seguros. Para impresionar al resto. Para satisfacer deseos. Para no enfrentar miedos. Para no sentirnos vulnerables. Para cumplir exigencias impuestas. Para sentirnos completos. Para no dejar de correr. Para olvidar. Para huir del pasado. Para alcanzar el futuro. Para volver al pasado y huir del futuro. Para llorar el presente. Para no respirar. Para escapar, para ser felices, Para…….

La bondad amorosa como instrumento esencial para alcanzar la felicidad

La bondad es un acto de amor. Es dar, sin esperar recibir nada a cambio. Es ofrecerte con el objeto de ayudar al prójimo, o simplemente por el hecho de amar. Y no hablo de dar, en el sentido exclusivo de lo material. Sino de todo aquello que signifique un bien, ya sean unas palabras, un abrazo, un beso, un consejo, una mirada, una sonrisa, un gesto, un silencio cómplice, etc.

Acerca de los conflictos internos y la falta de autoconfianza

Somos creadores de conflictos internos; algunos tenemos titulo de grado en la materia, algunos otros ya cursamos posgrados y/o maestrías al respecto. Ojala tanto estudio y titulo sirviera para algo en este caso, pero lamentablemente no es así.

Es paradójico que hablemos de conflicto interno, parecería una contradicción etimológica, ya que el conflicto es necesariamente plural, y cuando se habla de personas, debe de haber al menos dos con intereses contrapuestos o posturas divergentes irreconciliables. Pero aquí no es el caso, el conflicto interno se da cuando una persona tiene un interés determinado que no se anima a llevarlo a cabo por entender que dicha actuación está condicionada a un posible resultado desfavorable, o peor aún a la creencia de que el resultado va a ser categóricamente desfavorable. Por lo cual el conflicto se da entre el actuar o no actuar, entre el ser y el no ser, entre la aceptación y el rechazo, entre dos pensamientos distintos anulables entre sí. Estos no son  miedos irracionales (que existen), son en realidad problemas de autoconfianza y autoestima que tanto aquejan a nuestra sociedad.