8 Tips básicos sobre finanzas minimalistas.

Estándar

Una arista de ser minimalista implica gestionar las finanzas personales de forma eficiente y responsable, de modo tal que las preocupaciones por asuntos monetarios desaparezcan, o en todo caso, sean las menos posibles.

Muchos de los problemas resultantes de la falta de dinero son consecuencia directa de una mala gestión del mismo.

Por lo tanto, una buena administración de los recursos nos permite centrarnos en todo aquello que nos gusta y nos hace bien, siempre y cuando lo hagamos con cuidado, evitando así, problemas financieros a futuro.

Es por ello que en la presente entrada compartiré con ustedes algunas reglas que utilizo desde hace más de un año. Aquí están:

1.) Registro contable:

No hay posibilidad de realizar una buena gestión si no tenemos conocimiento de nuestro flujo de dinero. Es decir, ingresos y egresos de capital.

Por lo tanto, recomiendo llevar un control mes a mes de todo gasto realizado; impuestos, alimentos, transporte, alquiler de vivienda, etc.

Es importante detallar todo gasto en el momento inmediato, aunque sea mínimo, ya que es la forma que tenemos de conocer realmente nuestra situación económica actualizada.

Una vez podamos analizar los gastos del mes, sabremos qué medidas tomar para poder comenzar a realizar cambios que sean favorables a nuestros intereses, generando así mayor poder de ahorro.

Por ejemplo, si observamos a fin de mes que gastamos mucha cantidad de dinero en algo innecesario, debemos tomar mayor conciencia al respecto, y pasar a reducir los gastos.

¿Parece engorroso? Créeme que no lo es, por suerte existe la aplicación “Registro contable” que es muy sencilla de utilizar y a la vez muy completa. No solo permite ver de forma detallada cada una de nuestras gestiones, sino que además cuenta con estadísticas rubro por rubro, y posibilidad de crear categorías y subcategorías para ordenar y fiscalizar mejor el flujo de capital, entre diversas opciones.

¡No dudes en utilizarla!

2.) No uses tu tarjeta de crédito:

La tarjeta de crédito es un gran enemigo, ya que permite tener fácil acceso a los bienes materiales y/o a los servicios, sin abonar en el momento; Produciendo así un efecto bola de nieve sin control.

¿Tienes claro lo que vas gastando mes a mes con tus tarjetas, o te enteras del monto una vez llega la factura? ¿Tienes idea si de acá a unos meses vas a contar con los mismos ingresos? ¿Pensaste alguna vez que sucedería de surgir gastos imprevistos, y ya tengas deudas para varios meses con tu tarjeta? ¿Reflexionaste alguna vez que sucedería si te quedaras sin trabajo el día de hoy? Tener deudas es estresante, usar la tarjeta de crédito, genera deudas.

Hace un año que no utilizo tarjetas de crédito, es más, solo cuento con una, en caso de una real emergencia. ¿Cómo llegué a no utilizarla? Aplicando todas las reglas que comparto contigo. Pero claro está, no fue de un día para el otro.

Mi primer paso fue comprar máximo a una cuota, de lo contrario, no compraba.

Los beneficios de utilizarla así son varios:

-Permite seamos más conscientes del dinero gastado.

-Genera mayor autocontrol a la hora de hacer una compra innecesaria.

-Permite generar prioridades a la hora de comprar.

-Es más seguro que comprar en 2 o más cuotas.

-Nos prepara para dejar de usarla poco a poco.

Sin embargo, cuando me di cuenta que de verdad no necesitaba utilizarla, deje de hacerlo. Lo único que cambió, es que supe gestionar mejor mis gastos.

Quizás pienses: ¿Pero que sucede con los viajes, o con aquellos bienes necesarios pero costosos?

Si gestionas bien tu dinero, podrás pagar todo al contado. Yo lo hice, y lo hago.

No hace mucho me mude a un departamento nuevo y lo equipe todo al contado. No utilicé para nada mi tarjeta de crédito. Así también este año me fui de vacaciones 14 días y lo aboné de la misma forma. La clave es la siguiente:

Buena gestión del dinero + planes + ahorro = Independencia económica para disfrutar de aquello que nos gusta.

¡Inténtalo!

3.) La lista de los 30 días:

La adopté leyendo a Leo Babauta. Consiste en tomarnos el tiempo referido para pensar si queremos adquirir algo o no.

Implica evitar las compras compulsivas, diferenciando lo necesario, de lo temporal y superfluo.

Sobre todo aplicable a las posibles adquisiciones con alto valor monetario en el mercado. Pasamos de hacer compras emocionales, a compras emocionales-racionales. Pasamos de lo superficial a la introspección. De lo deseado, a lo necesitado.

Las compras rápidas no son buenas. ¿Alguna vez te pasó de comprar algo que no tenías pensado adquirir, solo porque tenía buen precio? Sucede mucho con los descuentos. Conozco personas que adquieren productos solo porque estaban 50% off, sin verdaderamente necesitarlo. O por el hecho de que en algún momento puedan ser de utilidad. Evitemos las compras rápidas, no solo son innecesarias, sino que también ocupan lugar físico y mental.

Por lo tanto recuerda, antes de adquirir un bien o servicio, agrégalo a tu lista de los 30 días, si pasado dicho plazo lo crees necesario, ve por él.

4.) Si vas a comprar, que sea de buena calidad:

Como bien dicen, lo barato sale caro. Si queremos enfocarnos de verdad en lo que nos gusta, no podemos estar pensando en sustituir o reparar cosas de mala calidad.

Por lo cual, adquirir bienes materiales de calidad lo vale, aunque sean más costosos, al tener mayor durabilidad y funcionamiento óptimo.

Los materiales hacen la diferencia, así como también las garantías, en caso de defecto en el producto. Nos ahorran malos ánimos, como pérdida de tiempo.

Las finanzas también se piensan a largo plazo, es importante tenerlo presente.

5.) No compres un automóvil:

Comprar un automóvil genera grandes costos. Mantenimiento, gasolina, seguro, patente de rodado, taller mecánico, lugar donde guardarlo, entre otros.

Imagina todo el dinero que ahorrarías si te desplazaras en transporte público, bicicleta, o a pie. Para que esto sea posible, aconsejo vivas cerca de tu trabajo. Es decir a no más de 30 minutos del mismo, viajando en transporte público.

Y si tienes un automóvil, considera venderlo. No solo ahorraras dinero mes a mes, sino que además podrás invertir lo obtenido de la venta del vehículo.

Ha no ser que lo necesites para trabajar (por ejemplo, si trabajas en Uber), entiendo que es un gasto innecesario.

Sinceramente me ha sido práctico el uso del transporte público, o caminar hacia o desde el trabajo. También es un medio idóneo la bicicleta.

6-) Vive en una casa minimalista:

Significa vivir en una casa donde solo tenemos lo necesario. Es decir, solo aquellos bienes que de verdad son imprescindibles. Generando así un lugar armonioso, despejado y agradable.

En caso de alquilar un inmueble, asegúrate de que sea cómodo, pero tampoco muy grande. Por ejemplo, actualmente me encuentro viviendo en un mono ambiente con terraza, a solo unos pasos del mar. Es muy lindo y agradable, y me es económico. No necesito más espacio.

7.) No solicites un préstamo:

Créeme, no tiene nada de beneficioso. Salvo que sea de vida o muerte, no solicites un préstamo. Solicitar uno es como usar la tarjeta de crédito. El futuro es incierto, y la posibilidad de que te embarguen se abre con la solicitud del mismo.

8-)Ahorra al menos 10% de tus ingresos mensuales:

¿Ahorras algo de dinero al mes? Con los tips que mencioné supra, vas a comenzar a ahorrar.

Ahorrar un mínimo de 10% de los ingresos mensuales permite crear un fondo de dinero para emergencias, o para cumplir sueños a futuro.

La forma de ahorrarlo es posicionar desde el inicio esa cantidad de dinero en la categoría “gastos”, a los efectos de guardarlo, y no disponer de él para nada. ¡Así fue como equipé toda mi casa!

Veras que no es difícil hacerlo. Todo es organización y disciplina. Solo dejemos entrar a nuestra vida los bienes que son necesarios. Todo lo demás, dejémoslo afuera.

Si bien los tips no son parte de una lista taxativa, entiendo son fundamentales a la hora de comenzar a controlar las finanzas, y por ende, generar poder de ahorro. No me cabe la menor duda de que todos podemos ahorrar al menos el 10% de nuestros ingresos, si realizamos un control estricto de nuestros gastos.

Espero el presente post te sea de ayuda para comenzar una nueva etapa de gasto consciente. ¡A mí me ayudó, y mucho!

¡Deseo tengas un hermoso día!